viernes, 28 de marzo de 2014

14 días en el Sur.

Respirar el aire del suroeste del continente no es más que saborear otra vida, teniendo que probarla de a poquitos. Es encontrarte al caminar con rostros totalmente extraños, que no tienen que ver con aquellos que veía cuando hacia fila en un banco o cuando me sentaba en el parque a tomar el sol.

Respirar el aire del sur es asimilar que las siete de la noche ya no son noche y que el otoño es más frío de lo que pensaba. Es una mezcla de sensaciones en las que aprendo como bailan las palabras entre el acento y como se conjugan los verbos que pensé no existían y suenan un tanto "chabacano".

14 días en el sur van cargando lentamente la mochila del forastero.